La finca

La finca

Son Penyaflor es una finca situada en la ladera de la montaña donde se encuentran las ruinas del Castillo de Alaró. En sus campos hay olivos, almendros, algarrobos, pinos y encinas. En su huerto podemos encontrar limoneros, naranjos, granados, nísperos, ciruelos, etc.

Los orígenes de la finca se remontan al s. XIII, siendo la actual construcción el resultado de varias y acertadas modificaciones que, a través del tiempo, han respetado la belleza y sobriedad tan característica de las possessions mallorquinas.

En algunas dependencias de las antiguas casas de la finca se ubica el Agroturismo Son Penyaflor. La zona del agroturismo está destinada a alojamiento y a la celebración de pequeños eventos y bodas. Además, se ofrece otra zona de jardines (de contratación opcional) exclusivamente para la organización de bodas.

Las leyendas

Las noches de luna llena, según cuenta la leyenda, las brujas de la Cueva del Castillo se columpian entre las dos montañas, la de Alaró y la de Aucadena. Según otra leyenda, la noble Blanca Bella de Es Ginebrar, a pesar de la maldición de su padre: “nunca se mezclará la sangre del leal con la del traidor, antes caerá a trozos la peña del Castillo y hasta florecerán las piedras”, contrajo matrimonio con el gobernador del Castillo de Alaró. Desde entonces, cada año con la llegada de la primavera, entre las piedras, florecen las violetas. A raíz de esta leyenda, la finca se llama Son Penyaflor.

Restauración

La restauración de Son Penyaflor dentro de la obra del doctor arquitecto Sebastián Gamundí.

Galería
Menú